fbpx
4.4
(5)

El texto es la herramienta comunicativa por excelencia. A través de los textos, ponemos mensajes en manos de un lector, quien se encarga de interpretarlos. Por eso, es responsabilidad del redactor ofrecer todos los elementos necesarios para que esa interpretación sea adecuada y cumpla con los objetivos para los que fue creado el texto. Conozcamos cuáles son las características de un texto.

Características de un texto: propiedades internas

Atendiendo a su naturaleza interna, el texto debe cumplir ciertos criterios para poder ser comprendido adecuadamente. Desde luego, cada una de estas características cambia y se ajusta al tipo de texto que deseemos desarrollar. También es importante establecer nuestro objetivo con claridad.

Intención comunicativa

Como redactores, debemos tener claro qué buscamos con el texto que estamos desarrollando. ¿Queremos informar, convencer o instruir a nuestro lector? Responder esta pregunta es el primer paso para tener claras las características de un texto.

Unidad

El tema que estamos tratando debe ser claro. Así, podremos mantenerlo a lo largo del texto y lo desarrollaremos con la profundidad y el detalle necesarios. El texto debe bastar en sí mismo para cumplir su objetivo. Dentro de las características de un texto, la unidad es lo que le da el sentido de ser algo completo.

Cohesión

La cohesión corresponde al ámbito gramatical. Los elementos que compongan al texto deben relacionarse armónicamente entre sí. Esto lo logramos comprendiendo la estructura de las oraciones y utilizando correctamente sus elementos. Los conectores textuales son básicos.

Coherencia

Para que nuestro texto sea coherente, la información presentada debe tener sentido por sí misma. Esto significa que debe atender a nuestros objetivos, así como al contexto particular en que se enmarque.

Características formales

Podemos decir que las características de un texto relativas a la formalidad responden a criterios de estilo. Cuando un texto se ajusta a estas características, resulta atractivo para el lector. Por lo tanto, aseguramos su recepción positiva:

  • Brevedad: se trata de comunicar una idea utilizando solo las palabras necesarias.
  • Claridad: debemos conocer bien el significado de las palabras y expresiones que utilicemos. Así evitamos ambigüedades o malentendidos.
  • Concisión: debemos proporcionar al lector la información necesaria para comprender la idea que deseamos comunicar, sin caer en detalles innecesarios.
  • Sencillez: radica en el uso de un lenguaje comprensible para nuestros lectores. Implica enfocarnos en un vocabulario actual y de uso común, de acuerdo con el contexto en que nos ubiquemos.

Características de un texto: estructura

Entre las características de un texto, también tenemos que se estructura en tres partes: introducción, desarrollo y conclusión.

Introducción

La introducción es el primer contacto que se hace con el lector. Lo ideal es plantear el tema y declarar las intenciones del texto en esta parte. En ese primer acercamiento, al lector le debe quedar clara la utilidad o conveniencia de leerlo por completo.

Desarrollo

Básicamente, el desarrollo desglosa los temas planteados al inicio. Esta parte de la estructura es importante porque es la que sustenta nuestros objetivos. Un buen desarrollo provee al lector la información que necesita para interpretar el texto de la manera que deseamos.

Conclusión

La función principal de la conclusión es finalizar el texto. Para ello, es importante tener en cuenta cuál ha sido el planteamiento desde la introducción. Una conclusión adecuada refuerza la intención comunicativa del texto. Esto quiere decir que la conclusión consiste en el paso final para cumplir con el objetivo que se desea alcanzar por medio del texto.

Importancia de una buena estructuración

A la hora de redactar, hay mucho que tomar en cuenta. Por eso, es básico conocer las características de un texto. Sin embargo, es muy fácil notar que todo obedece a cierto sentido común, una naturaleza textual que ya conocemos, al menos de manera intuitiva.

Conocer en detalle las clases de textos, sus elementos y características ayuda a los buenos redactores a escribir contenidos útiles, apropiados y efectivos. Para ello, sin duda debemos dominar nuestro tema, tener claros nuestros objetivos y conocer bien a nuestros lectores.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.4 / 5. Recuento de votos: 5

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Cerrar menú