El contenido de calidad

 

Hoy, vivimos en una época donde la comunicación efectiva ya no se distingue por la ejecución de un mensaje directo, promocional y unidireccional, sino en una era donde el público les demanda a las marcas contenidos que le aporten valor.

Las redes sociales y las posibilidades que ha generado Internet han acostumbrado a las personas a recibir de forma gratuita y desinteresada todo lo que necesitan en términos de conocimiento a través del mundo online. Una marca que centra su actividad comunicativa en la simple promoción de sus servicios, aporta un valor escaso a su potencial clientela, y esta inmediatamente le exigirá que le escuche y cubra sus necesidades sin obsesionarse con venderle. La compra vendrá después si la marca consigue hacerse merecedora de ello.

En los nuevos entornos digitales, el contenido es el rey, y nuestra estrategia de marketing no debe ignorar este hecho. Crear y ofrecer a nuestros seguidores un contenido novedoso, original y de calidad es el factor diferencial que nos posicionará como la opción a tener en cuenta frente a la competencia.

Pero ¿cómo podemos crear este contenido de calidad? ¿Cómo descubrir que le interesa a nuestro público? ¿Qué formatos tenemos disponibles para cada red social? Lo que funciona en Facebook no tiene por qué ser efectivo en Twitter, y viceversa. Es importante adaptar nuestro contenido a cada canal para obtener los mejores resultados.

 

Un contenido para nuestro público

Lo primero que debemos hacer antes de comenzar a elaborar nuestro contenido es preguntarnos ¿quién es nuestro público? Una vez que tengamos definido a quién nos dirigimos (nuestro buyer), la segunda pregunta que debemos respondernos es ¿qué necesita nuestro público?

Nuestro contenido, para ser percibido como de valor, debe responder a una demanda del público. Debe solucionar un problema o cubrir una necesidad existente, y lo debe hacer con efectividad y calidad.

Sin realizar estos pasos previos, corremos el riesgo de crear un contenido que nosotros percibamos como de interés, pero que realmente nuestro público no necesite y, por tanto, no le importe, lo cual termina en que sea ignorado. Los esfuerzos de nuestra estrategia de content marketing deben estar, en todo momento, bien enfocados.

Un contenido de calidad es, por tanto, un contenido que cumple fielmente con los siguientes requisitos:

1. Aporta un valor al público: es útil y cubre una necesidad de la audiencia.

2. Está elaborado correctamente: en caso de un texto, se encuentra bien redactado y sin faltas de ortografía o gramática. En caso de un video, está producido con una buena resolución y un audio de buena calidad, etc.

3. Es actual: el contenido obsoleto no es interesante, más que para labores de investigación.

 

Creando el mejor contenido para Facebook, la interacción manda

Facebook es la red social por excelencia, la que nos permite crear y difundir el contenido más variado y con mayor alcance. En Facebook, nuestro contenido puede estar enfocado a todos los objetivos posibles: informar, entretener, inspirar, formar o vender.

Dependiendo de cuál sea nuestro objetivo, el tono podrá variar de un contenido a otro. Un tono emocional funciona muy bien para entretener, inspirar o incluso vender, mientras que un tono más neutro será utilizado para informar o formar.

Debido a la saturación de contenido que impera actualmente en esta red social, Facebook prioriza los contenidos que mayor interacción generen. La interacción o engagement está íntimamente conectada con la calidad de nuestro contenido: un contenido que sea percibido de alto valor generará más comentarios y feedback que uno que resulte indiferente. Construir contenido de calidad y publicarlo en nuestra fan page provoca un aumento de la interacción que desemboca en un incremento del famoso EdgeRank, la puntuación que Facebook da a nuestra página para determinar que nuestro contenido sea mostrado antes que otros en la columna de noticias de nuestros seguidores.

Los formatos visuales (fotografías, infografías, ilustraciones, videos…) son los que mejores resultados cosechan en Facebook. Diseñar contenido original en estos formatos es una práctica recomendable que nos puede generar la viralización de nuestro mensaje, multiplicando el alcance.

Así mismo, ofrecer contenido más elaborado a través de Facebook (ebooks, webinars, webseries, etc.) puede dotar a nuestra marca y nuestra fanpage de un posicionamiento de interés y valor para la audiencia, permitiendo que nuestras publicaciones se vean antes que las de la competencia y beneficiando nuestras acciones de comunicación en esta red social.

 

Publicando contenido para Twitter, en busca de la viralización

Twitter es la red social de microblogging más utilizada del mundo. Es el lugar de intercambio de información más inmediato y de mayor viralidad, y donde el contenido de mayor calidad es más susceptible de ser difundido.

Sin embargo, Twitter es también una red muy exigente, y debido a sus limitaciones (los textos solo pueden ocupar como máximo 140 caracteres incluyendo enlaces y URL de imágenes) nuestra comunicación tiene que ser muy directa, y nuestros contenidos deben contar con titulares altamente atractivos.

Una buena estrategia de marketing de contenidos se basa, entre otras cosas, en la utilización de las palabras clave adecuadas tanto para la marca como para el público. La selección minuciosa de estas palabras clave se vuelve aún más importante en Twitter, debido al poco espacio con el que contamos para transmitir el mensaje y captar la atención de la audiencia.

Los contenidos que mejor funcionan en Twitter y consiguen la mayor viralidad son aquellos que están enfocados en ser compartidos. Tips, recursos gratuitos, guías o artículos de blog que despierten gran interés pueden alimentar nuestro timeline. Una buena práctica es compartir pequeños extractos de nuestros artículos o ebooks junto con un enlace para ampliar la información.

Generar y compartir contenido original y de calidad supondrá a largo plazo un incremento de nuestro alcance en Twitter, y como consecuencia inevitable un incremento de nuestra comunidad de seguidores y del engagement generado.

 

Creando contenido para Google Plus, un apoyo para el SEO

Google Plus es la red social de Google en la que podemos compartir todo tipo de contenidos, tal y como hacemos en Facebook. Pese a que su base de usuarios es mucho menor, tiene la peculiaridad de potenciar enormemente el posicionamiento dentro del buscador de Google.

Si nuestra estrategia de marketing de contenidos está bien armada, hemos seleccionado las palabras clave adecuadas y hemos generado contenido de calidad que sea susceptible de recibir una buena respuesta en redes sociales, compartirlo en Google Plus es una de las mejores acciones que podemos llevar a cabo para potenciar la estrategia de SEO de nuestra marca.

Es importante no caer en la tentación de crear contenido replicado de Facebook en Google Plus, ya que de esta forma conseguiremos probablemente peores resultados en términos de engagement. Podemos permitirnos usar un poco más de texto en esta red que en otras, sobre todo, por favorecer el posicionamiento de más palabras clave, y el uso de hashtags también es recomendable. Por último, acompañar siempre nuestro contenido con un formato visual (ilustración, fotografía, video…) ayuda a su efectividad.

 

El contenido para LinkedIn, de marca a profesionales

LinkedIn es una red social dedicada exclusivamente a las relaciones profesionales y el networking, y en la cual las marcas deben enfocar su comunicación de acuerdo a este entorno.

Si nuestra estrategia de content marketing contempla la creación de contenidos más especializados, expertos y técnicos, esta es la red adecuada para difundirlos. Debemos dejar al margen los tonos más desenfadados y adoptar un lenguaje más serio y sobrio, pero con cuidado de no caer en el aburrimiento. Nuestros principales objetivos en esta red serán informar, formar o inspirar, y para este último podemos utilizar en ocasiones contenidos con elementos más emocionales.

Mantener una página de LinkedIn actualizada con frecuencia con contenido de calidad, profundos conocimientos técnicos y que sea percibido de alto valor por nuestros seguidores en esta red dotará a nuestra marca de muy altos beneficios no solo en términos de posicionamiento B2B, sino de comunicación corporativa. Una estrategia de marketing de contenidos eficaz dota a nuestra empresa de atributos como expertise, know-how o liderazgo de opinión, elementos que sin duda queremos que se asocien con nuestra marca a la hora de realizar negocios, encontrar un cliente o proyectarnos hacia nuestros proveedores.

Esto cobra aún más importancia si en lugar de una marca somos una personalidad. Planificar y ejecutar una buena estrategia de content marketing en LinkedIn asociará nuestro nombre, automáticamente, como influenciadores y expertos en nuestra área, lo que nos reportará, a la larga, beneficios en términos de posicionamiento e incremento de potenciales leads comerciales.

 

El contenido para Instagram, orientado a los más jóvenes

Si hay una red social que, actualmente, marca tendencia y se lleva todos los focos, esa es Instagram. No en vano, por algo Facebook desembolsó cerca de 1.000 millones de dólares por ella en 2012. En los últimos años, se ha consolidado como la red de mayor crecimiento y la más utilizada por los segmentos más jóvenes de usuarios, alcanzando los 400 millones de usuarios y superando a Twitter.

Estos datos son poderosos y hacen imposible que ignoremos esta red social dentro de nuestra estrategia de marketing de contenidos, más aún si nos dirigimos a públicos de 18 a 35 años. Ellos están ahí, y su volumen va a seguir creciendo en los próximos años.

Instagram basa su contenido en dos formatos: imágenes y videos. Una estrategia de content marketing que genere con frecuencia este tipo de formatos y lo haga de una forma única, original y de calidad, puede convertir a Instagram en su mejor aliado a la hora de conseguir tráfico y aumentar su engagement.

Pese a que el alcance es menor que en otras plataformas (no permite replicar contenido), su alta interacción, la fácil indexación de contenidos a través de hashtags y su consumo totalmente móvil la convierten en una red a tener en cuenta dentro de nuestras acciones de content marketing más frescas y visuales.

 

El contenido de calidad, clave para las redes sociales

Parece evidente, por lo tanto, que la ejecución de una estrategia de marketing de contenidos que nos permita la generación frecuente de contenidos originales, variados y de calidad para nuestra marca, se convierta en la mejor aliada de nuestra estrategia de marketing en redes sociales.

Los social media necesitan alimentarse de contenido continuo y diferente, los seguidores lo demandan y lo premian cuando lo consideran de valor. Por ello, nuestra estrategia de marketing de contenidos será la facilitadora de que todo este proceso se realice con éxito.